Envío gratis a partir de compras superiores a $20.000 (sólo RM)
¡Recibe hoy si compras antes de las 13 hrs! (sólo días hábiles en RM)
$0

Gatos y hámsters: consejos para una sana convivencia

Si por algún motivo en tendrás en tu hogar a un gato y un hámster, esta entrada te ayudará un montón, porque responderemos algunas de las típicas preguntas sobre el tema, además de dar varios consejos para que gatos y hámsters estén tranquilos, seguros y felices ¡Abrocha tu capa, afina esos bigotes y corre a leer esta entrada!

¿Pueden los hámster y los gatos convivir en un mismo hogar?

Desde la teoría la respuesta es clara: NO ¿Por qué? Ocurre que los gatos son cazadores instintivos de pequeños roedores, es un comportamiento que tienen alojado en lo más profundo de su genética. Por otro lado, los hámsters son roedores pequeñitos que, en su estado natural, suelen ser presas de otros muchos depredadores (incluyendo varios felinos). Por lo tanto, su reacción natural ante animales más grandes (esto incluye a su tutor) puede ser más bien tímida o cautelosa. No es raro que se escondan apenas oigan algún ruido que identifiquen como amenaza.

Ahora bien, cómo dijimos al principio, esto es en la teoría. Pasa que el concepto de "convivencia" no necesariamente significa que tu Súper-Gato y tu hámster estarán juntos divirtiéndose como lo harían dos gatos amigos. Lo que suele considerarse una sana convivencia entre estos dos peluditos simplemente es que ambos estén en el mismo hogar sin correr peligro alguno.

ATENCIÓN SÚPER-GATOS: Hay casos raros en que estos dos animales se hacen amigos: juegan juntos fuera de la jaula y pueden hasta dormir en la misma camita. Desde UltraPet NO RECOMENDAMOS fomentar este tipo de relaciones, pues tu gato, ya sea por curiosidad, instinto o simple deporte, de un momento a otro puede atacar a tu pequeñito hámster y desatar la tragedia.

Habiendo establecido las principales características del comportamiento de estos amiguitos peludos, es momento de que expliquemos cómo debería ser la convivencia entre ambos animalitos y qué pasos seguir para lograrla.

1. Juntos pero no revueltos: mantén al hámster aislado.

Lo primordial es promover que tu gato y tu hámster estén separados. Para esto, la recomendación de los expertos involucra dejar la jaula de tu hámster en una habitación separada a la de tu gato. Ojalá una habitación donde tu gato no suela ir. Si por algún motivo dejases entrar a tu gato a esta habitación, SIEMPRE debes estar supervisando y observando. Esto con el objetivo de detectar algún indicio de amenaza y para comprobar el comportamiento de cada peludito bajo esta situación.

Por ejemplo, si ves que tu hámster se esconde y se mueve con velocidad por dentro de su jaula, significa que está muy estresado: será mejor alejar a tu gato de ahí. Por otro lado, si ves que tu gato se abalanza de forma imprudente o juguetona sobre la jaula, también es señal de que no será una buena idea el acercamiento. Lo ideal es que tanto el hámster como el gato actúen con indiferencia. En este sentido, lo que suele ayudar mucho es que la personalidad del gato permita la convivencia. No es raro que los Súper-Gatos de puertas adentro sean más bien indiferentes a todo. Esto puede incluir a tu hámster, pero no te confíes...

2. La seguridad de la jaula para hámster es primordial

Los que tenemos Súper-Gatos sabemos que es cosa de tiempo para que el minino aprenda a abrir puertas o a entrar en cualquier sitio de la casa. Los gatitos son animales curiosos, de manera que prohibirles el paso a alguna habitación, ciertamente no impedirá que logren entrar a ella.

Por lo mismo, considera obtener una jaula cerrada por todos sus lados, con puertas aseguradas por pestillos y que el tamaño de los barrotes no permita que el minino meta sus patitas entre ellos. Así, aunque se infiltre en la habitación, no podrá hacerle nada a tu roedor. Es mejor evitar esas jaulas que se abren por arriba: tu gato no tardará en aprender cómo abrirla.

ATENCIÓN SÚPER-GATOS: No es raro que los gatos boten vasos, adornos y otras cosas de las mesas. Fijar la base de la jaula en un lugar donde no pueda ser movida es también un paso primordial para mantener la seguridad de tu amiguito hámster.

3. ¡Libera a tu hámster! Pero con precaución

En la crianza de hámster suele recomendarse que lo saques de su jaulita de vez en cuando. Esto es peligroso, porque, al igual que la mayoría de los roedores, los hámsters son capaces de infiltrarse en los recovecos más chicos de tu casa, lo que podría derivar en que se cruce con tu Súper-Gato... Así que ten cuidado si sueltas a tu hámster. Procura asegurar la habitación para que éste no pueda escapar de ahí y siempre considera estar presente durante estas sesiones de libertad. Ni se te ocurra dejarlo solo fuera de su jaula.

ALERTA ULTRAPET: Típicamente los hámster huyen por el espacio que queda entre la puerta y el suelo. Ahí debes poner algo para impedir su paso.

4. Esferas para hámsters: el juguete favorito de tu gato.

pelota hamster

Si pensaste que una buena opción serían estas bolas de ejercicio, es mejor que deseches esa idea. Es verdad, el gato no podrá dañar directamente a tu hámster, pero sí que lo estresará un montón y esto, a la larga, será muy perjudicial tanto para tu hámster como para tu Súper Gato.

Sin embargo, si en un primer acercamiento bajo supervisión viste que tu gato se comportaba de forma poco agresiva, es posible que puedas hacer que ambos estén en una misma habitación recurriendo a este artilugio. PERO OJO: SEMPRE BAJO SUPERVISIÓN. Al primer atisbo de tensión entre ambos, lo que deberás hacer será separarlos inmediatamente.

5. Mientras más chico el gatito, mejor.

¿Influye la edad del gatito? Sí. Y mucho. Mientras más pequeño sea este, es más posible que se acostumbre de buena manera a convivir con un hámster. Esto no quiere decir que puedas dejarlos solos a ambos, pero sí significa que puedan llegar a un estado ideal, aquel donde ambos animales estén tranquilos en un mismo hogar.

Si luego de seguir todos estos pasos ves que tanto tu gato como tu hámster muestran signos evidentes de estrés, lo más inteligente será que dones a alguno de ellos, pues la coexistencia de ambos sólo será perjudicial para su bienestar.

 

Los Autores

Carlos
Veterinario y Fundador de UltraPet
Sergio
Redactor
chevron-up-circle